El mensaje del Rey

Como todos los medios españoles, los que se editan en Aragón colocan hoy en portada al Rey de España par que quienes no vimos el mensaje navideño por la tele sepamos su contenido. De todos los titulares de hoy el más colonial (si es que puede haber grados) es el de Aragón Digital que canta albricias y alborozos porque el sucesor legítimo del dictador Franco nombrara a la Expo y a Zaragoza.

El Rey espera que Expo 2008 muestre “un creciente compromiso en materia medioambiental”

Zaragoza y la Expo 2008 han estado presentes en el mensaje de Navidad de Don Juan Carlos I. El Rey ha hecho hincapié en el desarrollo sostenible y en la necesidad de ser respetuosos con el medio ambiente desde la unidad. Asimismo, ha expresado su deseo de que la Muestra refleje “un creciente compromiso en materia medioambiental”.

Impresionante también el agradecido párrafo que copio a continuación:

La referencia a la Expo 2008 de Zaragoza fue el único comentario concreto del mensaje que Don Juan Carlos hizo de todo el territorio español. Sin embargo, sí repasó muchas de las situaciones vividas en España y que, incluso, han puesto a la Monarquía en un incomodo lugar. “Además de agradecer las numerosas muestras de afecto personal e institucional hacia la Corona, esta noche quiero reafirmar mi profundo y permanente compromiso de servicio y de entrega a España y a todos los españoles”, subrayó.

Qué bien. Qué colonizado. Qué maravilla. Nos ha nombrado el Rey. Lástima que no hablara de Gran Scala.

11 comentarios

Archivado bajo Aragón, Expo 2008, Monarquía, Nacionalismo, Política

11 Respuestas a “El mensaje del Rey

  1. Mi alegría fue mayor al poder verlo por nuestra tele autonómica. Aunque estaba ocupado en otras cosas y no le presté atención, me dije, seguro que Aragón TV lo da, que no va a ser como la ETB. ¿Se referiría a la quema de fotos con lo de las muestras de afecto?

  2. Tratamiento “súbdito” de una noticia tan boba como cada año, qué se puede esperar… No conozco a nadie que haya visto y aguantado con atención un discurso de éstos, aunque el rey despierta simpatías maryoritarias, (no cometamos el error de pensar que la minoría minoritaria, los cuatro mamarrachos que quemaban fotos este año, que daban más pena que otra cosa, son representativos de nada; desde luego, había mucha menos gente que la que ovaciona a JuanCa en cualquier aparición pública), bien por convencimiento, por inercia, o por ignorancia.
    El grado de servilismo de los medios me recuerda al de esas radios y esos fans que esperan que la estrella del pop de moda diga que el público de tal sitio es el con el que más a gusto está…
    Me parece perfecto que lo dé la TV autonómica. Está para eso, pero cubrir todas las sensibilidades. Lo malo es que esta vez la solución para quien no quiera verlo no pueda ser cambiar de canal.

  3. Si lo dan todas las televisiones estatales, ¿Por qué darlo también en Aragón Televisión? Y si respetan todas las sensibilidades…que lo demuestren. No sólo para las sensibilidades monárquicas, taurinas o españolistas.

  4. Man Kind

    M. 26.12.2007

    Sólo un comentario para desterrar una leyenda urbana, leyenda habitual que Chorche introduce en este artículo:

    El Rey, hoy, en nuestro Estado Constitucional no es Rey por designio de Franco. Cuando se elaboró la Constitución, en las Cortes Constituyentes de 1977 el Parlamento, es decir, los partidos políticos que eligieron los españoles para componer esas Cortes, votó que el régimen del Estado fuese una Monarquía.

    Y esto pasa desapercibido con esa leyenda urbana que hace al Rey heredero directo de Franco sin haber pasado por la elección o por el control de los españoles ni por el poder de sus representantes. La Monarquía fue votada y aceptada por el Parlamento y por eso fue definida en la Constitución en el artículo correspondiente, que lógicamente, después, fue en bloque con el resto del articulado votado en el Referéndum de 1978.

    Si los partidos de entonces no hubiesen querido que la España constitucional fuese una Monarquía tuvieron su oportunidad para definir a este Estado como una República, o al menos para intentarlo sensiblemente, y no lo hicieron así. Si no lo hicieron así por acuerdo entre ellos, por miedo a las reacciones de unos y de otros, o por convencimiento sobre que este régimen es bueno en sí mismo es algo que entra en los mismos parámetros de configuración que cualquier otra característica del articulado de la Constitución que finalmente se hizo.

    A unos la existencia activa del Rey les parecerá mal en sí mismo también, pero les puede parecer muy bien que en la Constitución aparezca la palabra “nacionalidad” para designar a ciertas regiones, y así con todas las cosas que aparecen, muchas de ellas existentes con Franco también y legadas por el Estado que este señor administró (que por cierto es otro Estado distinto del actual, parece que algunos no se han enterado todavía), como por ejemplo el territorio de Aragón, y nadie dice que el territorio aragonés actual es el “sucesor legítimo” del Aragón franquista, ¿o debería empezar yo a decir esto también?

    Todo es opinable, pero, señores, hay datos que son los que son, y el Parlamento en 1977 votó al Rey, poniendo al Rey en la legalidad constitucional. De hecho el PSOE en esa votación presentó un voto testimonial por la República que significaba literalmente que acataban la Monarquía como punto de encuentro entre los españoles al mismo tiempo que dejaban claro que su tradición era republicana.

    La Constitución no es una norma impuesta por nadie en particular, aunque sí fuese impulsada directamente por el Rey que entonces sí era verdaderamente el sucesor de Franco desde 1975 a 1978 (hasta que el nuevo Estado Constitucional entró en vigor), y si fue impuesta por algo sí fue impuesta por las circunstancias de una época en la que muchos (desde el Rey de Franco a la oposición comunista ilegalizada), desde muchos sectores distintos (sectores del Gobierno franquista y sectores de la oposición democrática), tenían la opinión común y convergente de poner punto final a una Historia “a la defensiva”, constantemente convulsa desde hacía décadas, incluso siglos. Demasiados años de burradas por parte de casi todos tras de todo eso, por mucho que esto que digo les pese a unos y a otros, porque en mi opinión no sólo el franquismo hizo burradas, sino que los “demócratas” de los anteriores regímenes también hicieron de las suyas impunemente.

    La Constitución de hoy, que está por encima del Rey, por cierto, es una norma acordada y todo lo que hay en ella fue acordado también, incluido el Rey.

    Incluidos sus “fallos”, incluido lo que a cada uno nos disgusta particularmente, como por ejemplo a mí eso de las “comunidades históricas”.

    Todo es discutible, y también todo nos puede no gustar pero mi pregunta es si realmente los que hoy se muestran tan críticos con esta obra podrían hoy hacerlo mejor, y lo que yo veo es que difícilmente lo podrían hacer porque creo que no han aprendido -ni aprehendido- nada de esa época o más bien de ese hecho, bien por desconocimiento o bien porque como todo el trabajo realmente difícil lo hicieron los de entonces, parece hoy que todo eso no vale nada porque por el tiempo pasado algunos se pueden permitir el lujo de que les parezca ajeno.

    No quiero caer tampoco en mitificaciones. Si yo pudiera, yo también reformaría la Constitución a mi completo gusto, y de hecho todos los que participaron en ese proceso lo intentaron hacer así, lo único que, a lo mejor, resulta que lo que estaría haciendo yo hoy si hiciese así es actuar como un iluminado, o peor aún, como un cínico de tomo y lomo.

    Ustedes sabrán, pero en mi opinión hay cosas que son claramente incompatibles, como por ejemplo que uno cualquiera aparente que juega a vivir en comunidad de respetos, de libres y de iguales pretendiendo a la vez que toda la comunidad sobre la que realmente no tiene ningún derecho de potestad según las anteriores características, acepte una imposición unilateral y no acordada. Hay diferencias entre ser un abusón y ser cortés, entre tener opiniones propias y ser un descarado.

    Esta definición es una espada de doble filo, se puede aplicar a todo, a lo que me gusta y a lo que no me gusta personalmente a mí por ejemplo, pero no conozco otra manera de ser de las cosas. La realidad es con frecuencia compleja y poco dominable, difícil de asumir completamente bajo un único prisma, normalmente, salvo que se esté dispuesto a hacer sacrificios.

    Yo creo que es lo más honrado, incluso aunque a veces se me olvide.

    Pero bueno, ya lo saben, nuestro actual Rey es Constitucional, no franquista.

    Man Kind.

  5. Y yo que he oído al rey jurando los principios del movimiento…que cosas. En fin. En todo caso, el Rey franquista, sucesor directode Franco, educado por Franco y protegido por Franco nombró Zaragoza. Oh, que bien.

  6. En lo de la tele tienes razón, Chorche, la expresión “todas las sensibilidades” suele querer decir “la sensibilidad única”. Es cierto, y en la tele “de aquí” no se nota nada que sea “de aquí”, salvo cuando es menester en los ‘zappings’ y por las baturradas de siempre.
    En lo del rey, ciertamente juró los principios generales del movimiento, y más cosas, peores incluso, ciertamente contribuyó a cambiar las cosas desmontándolas desde dentro (como Gorbachov el Estado soviético y el bloque comunista, y buena fama que se ha ganado a costa de ello, aunque en Rusia casi lo odien), ciertamente fue avalado por los ciudadanos de forma masiva, y ciertamente parece que “se ganó” el puesto el 23-F, porque una cosa es la legalidad basada en votar las cosas en bloque y sin admitir matices, y otra la legitimidad, el reconocimiento popular masivo.
    Ahora, no me gusta nada esa visión autocomplaciente de la Transición, el consenso que nos venden y todas esas milongas de las cesiones y el entendimiento y demás, la política de olvido y perdón y todo eso, los franquistas fervientes que al día siguiente eran demócratas de toda la vida (en AP, hoy PP, sobre todo, y otros muchos en UCD), los policías que de torturar gente en la DGS luego eran adalides de la concordia con un ascenso como premio para que se callaran la boca, y la amenaza permanente de cuartelada o de terrorismo de ambos extremos. Y el rey presenta esa misma dualidad (o el sinvergüenza de su padre, ambicioso como pocos, que solía padecer el vicio de “ponerse al servicio de Su Excelencia” cuando tuviera a bien llamarlo, y cuya renuncia al trono se nos ha vendido como un acto de responsabilidad y generosidad, cuando en realidad el tío se estaba pudriendo por dentro). Hubo quien intentó hacer bien el cambio, sin duda, pero hubo muchas cosas que no se hicieron, o no pudieron hacerse: por ejemplo, los criminales de la dictadura debieron ir a la cárcel, otra vergüenza más que añadir al hecho de dejar morir a un patético y ridículo dictador de pandereta en la cama después de aterrorizar a un país durante casi 40 años; eso sí, ahora nos parece muy bien que procesaran a Saddam, a Pinochet, a Fujimori y nos encantaría que condenaran a Bush.
    Por otro lado, si la Constitución del 78 era posibilista, fruto de las circunstancias, eso no quiere decir que no deba cumplirse, como sucede, por ejemplo, con el tema de los estatutos de autonomía, que aprobados, se quedan sin desarrollar en porcentajes amplísimos (y no es cosa temporal ni circunstancial; han pasado 30 años). Por otro lado, si de una Constitución de circunstancias se trataba, en esa idea va implícita su provisionalidad: ya estamos maduros para cambiarla, y hacerlo a mejor, más cercana todavía a lo que fue la estupenda, jurídicamente hablando, Constitución del 31, y con voluntad de que su fruto, como sucede ahora, no sea papel mojado, una recopilación de eslóganes de demagogia democrática, letra para contentar y poco más, como se han quedado congelados muchos artículos y apartados de la Constitución del 78. Porque cuando uno se llena la boca defendiéndola, magnificando el consenso y los acuerdos, como muchos políticos de hoy, se debe defender y promover su cumplimiento íntegro, también en las cosas que no le gustan al PP o al centralismo estatal, algunos de cuyos dirigentes recientes y medio texanos, en esa época que cita Man Kind, escribían artículos incendiarios contra la democracia en las revistas universitarias de Valladolid o directamente votaban en contra de la norma constitucional.
    Es una buena Constitución, sin duda, pero el desarrollo legal que se ha hecho de la misma es torticero y tramposo. Los políticos tienen miedo de abrir la reforma: puede que la gente se salga del pacífico redil que le marcaron hace 30 años y quiera decidir por sí misma muchas de las cosas que ahora nos vienen dadas. Por lo pronto, Felipe carece de los mismos apoyos que su padre. El momento de la sucesión es el momento de preguntar a los ciudadanos si quieren esa sucesión o no: ya no hay derechos divinos ni hereditarios. Hay que ganarse el puesto. Eso sí, con el país de analfabetos que se está creando gracias a las sucesivas reformas educativas, el poder lo tiene mucho más fácil para “aconsejar” al pueblo lo que “le conviene”.

  7. Man Kind

    M. 27.12.2007

    Insisto, el Rey que juró los Principios del Movimiento, que por si no se sabe era lo más parecido a una “Constitución” que había en el Estado franquista, que carecía de tal Ley Suprema, evidentemente innecesaria en dicho Estado, no es el Rey como figura institucional que tenemos hoy.

    Señores, los Principios del Movimiento dejaron de ser válidos cuando entró en vigor la Constitución de 1978 que está por encima del Rey.

    Si a alguien no le gusta que el punto de rotura o discontinuidad acordada entre los dos regímenes se hiciera así es muy libres de denostar este proceder pero esos son los hechos.

    Y como dije ayer, son hechos fruto del acuerdo, exactamente tan coyunturales, esos acuerdos, como los que en 1931 parieron la Constitución de las Cortes Constituyentes de entonces, que entonces tuvo un sesgo claramente distinto al de la actual, simplemente porque los métodos para hacerla y el camino que se recorrió, y las intenciones, no eran los mismos.

    Si nos ponemos a hilar fino en historia, deberemos saber también que en 1931 la II República se instauró por una Revolución popular, relativamente incruenta, como fue la Transición de 1978 también relativamente incruenta, pero entonces se hizo haciendo rotura y discontinuidad radical con la legalidad vigente antes del 14 de abril de 1931, legalidad de nuevo vigente plenamente después de la dimisión de Primo de Rivera, en 1930 creo recordar, pero este dato, a la hora de hablar de Transiciones y de Golpes de Estado, parece que a nadie le importa. Parece que según quién produzca la discontinuidad ésta se juzga como un hecho denostable o elogiable… simplemente sin tener en cuenta nada más… pues blandurrio criterio es ése a mi entender, pero quien juzga así sabrá por qué lo hace así.

    Como habrán oído hablar de él, se lo recuerdo: El Pacto de San Sebastián fue un acuerdo entre los partidos políticos “de la oposición” de los años veinte en España, algún partido en ese pacto hubo que había incluso colaborado con la “dictablanda” de Primo de Rivera (“dictablanda” que por cierto, cuando se produjo su golpe de Estado a las masas populares pareció gustarles bastante, lo mismito fíejense ustedes que el 14 de abril de 1931 les pareció unos años más tarde), y en ese pacto los partidos implicados se repartieron papeles de gobernantes directamente entre ellos ante un posible cambio de régimen, lo cual ocurrió porque sí, por muchas explicaciones que se le quieran dar a las ansias de cambio y modernidad en realidad la Proclamación de la República fue un hecho desbordante pero había quienes remaban en ese torrente dirigiéndolo sutilmente, y esto se hizo tras las elecciones de 1931, que fueron desvirtuadas por todos, ya que no eran para elegir parlamentarios ni Gobierno Nacional sino concejales y alcaldes. Pero entonces llegaron los jefes republicanos proclamándose entre ellos a dedo en sus cargos de Gobierno nacidos de la nada, alegales, ilegales. Este acto fue una subversión de la legalidad constitucional de la Constitución de 1870 y pico, idéntico al golpe de Estado de Primo de Rivera independientemente que entonces dicho golpe también tuviera el apoyo del Rey Alfonso XIII, y de Largo Caballero por ejemplo también, y este de 1931 no fuese apoyado por el Rey porque precisamente iba contra él además de contra el Gobierno legítimo que entonces había, pero fue un acto inconstitucional e ilegal que finiquitó por las bravas, relativamente incruentas, la Constitución que había regido en España durante los reinados de Alfonso XII, la regencia de María Cristina y el de Alfonso XIII, y si “el pueblo” así lo quiso mayoritariamente pues muy bien que así lo quisiera, sin embargo este apoyo popular no convierte este hecho en legalmente legítimo, tampoco, por mucho que este hecho guste a los gustosos de las Revoluciones populares.

    Señores, los datos están ahí, las valoraciones y las justificaciones de cada cual son subjetivas, sin embargo hay una diferencia entre 1978 y los demás cambios de régimen, 1920 y pico, 1931, 1936… el único hecho con una verdadera intención más constructiva que destructiva, y sobre todo mucho más aunadora, fue el de 1978.

    Claro, salió una cosa un poco rara, lógico, en cabezas que llevaban décadas tirándose los trastos a la cabeza no cabía mucho esa idea, como parece que vuelve ahora a ocurrir otra vez, pero no pasa nada, si hay que sacar las vergüenzas de todos otra vez a la palestra para que dejemos de mitificar Repúblicas raritas entre otras cosas, pues habrá que sacarlas.

    Sinceramente, lo que creo que no se puede hacer para ser coherente es venir criticando métodos o resultados indistintamente, en función de los éxitos que los gustos particulares de cada cual consigan en cada ocasión.

    Si jugamos a ser respetuosos con las reglas, entonces jugamos siempre a lo mismo y calificamos lo de 1931 como lo que fue, una sobrada que añadió todo lo indirectamente que se quiera, pero lo hizo, más leña al fuego del sectarismo impúdico que venía cocinándose en España desde hacía décadas. Pero si jugamos a ser respetuosos estrictos con las mayorías y su voluntad entonces hay que quitarse los complejos y asumir que en 1920 y tantos el pueblo quería dictadura, o “dictablanda” si les da reparo ver la realidad de cruda como es, para que alguien con fuerza sacara a tanto politicastro inútil que había enquistado los problemas de entonces, y a otros “demócratas”, como por ejemplo a una parte del PSOE, les gustó también que viniera un militar a derribar el sistema de partidos de la Restauración, sistema que a ellos les dejaba regularmente fuera del pastel.

    La Historia de antes de 1978 tiene muchos palos para todos. Sólo depende de lo serios que ustedes quieran ser.

    Podríamos recordar hasta que incluso el Pacto de San Sebastián, firmado por “demócratas” contemplaba la situación de golpe de Estado militar para proclamar la República, cosa que como supongo sabrán se intentó infructuosamente, pero con sangre también, desde Jaca, a manos de un tal fermín Galán, que fue capturado y que murió fusilado y que fue quien después recibió el honor de ostentar su nombre la que hoy es Plaza de Ópera o de Isabel II en Madrid, pese a no ser precisamente un “demócrata”, ¿o es que los golpes según quién los dé y a quién beneficien son buenos o malos?.

    Menos sectarismo, por favor, y más los pies sobre la tierra, si no les importa a las mayorías atribuladas, pero ya se sabe, para bien o para mal la “Democracia” es lo que tiene, que la falta de seriedad, cocinada con buenas dosis de demagogia y una nula consideración hacia ese otro valor democrático del que nunca habla nadie que se llama responsabilidad, siempre es posible.

    Man Kind.

  8. ¿Entonces es falso que el Rey jurara los Principios del Movimiento y fuera formado por Franco como sucesor?¿Y es falso que el propio Movimiento apoyó a Juan Carlos I desde el primer momento?. Lo que intento decir es que esta democracia es heredera de ese hecho, y así nos va.
    Por cierto, Mankind, te agradezco el cambio de tono, todo hay que decirlo. Se puede disentir desde la educación.
    Por otra parte, en Madrid pueden tener el regimen que quieran, y en la medida que nos afecte, pues evidentemente se prefieren unos a otros.

  9. Man Kind, sólo un par (o tres) de apreciaciones. Aunque casi todas las cuarteladas pretenden lo mismo, volver a regímenes de falta de libertad, todos los golpes de Estado, efectivamente, no son iguales. ¿O es que es comparable el golpe de Franco con la Revolución de los Claveles portuguesa de 1974, o con la “Revolución Gloriosa” de 1868 en España? Segunda; generalmente se comete el error de identificar República con izquierdas: tanto en 1931 como hoy en día hay una importante fuerza republicana de derechas, así que no conviene ligar demasiado la idea republicana a radicalismos ideológicos de corte de extrema izquierda.
    Por último, comparar la proclamación de la II República con una cuartelada es de todo punto inexacto. No fue la República la que vulneró una legalidad que se remontara a 1869 (y de la Primera República de 1873, sino una dictadura militar, un rey (producto de la Restauración de Cánovas de 1876, la restauración más bien del caciquismo y de la falta de democracia del turnismo de conservadores y moderados) que la apoyó, y más en concreto, del autoexilio de ese rey que vio en el resultado de unas elecciones municipales (sobre todo en las ciudades) que la voluntad del pueblo manifestada en las urnas, y no sólo con pancartas por la calle, no contaba con él. A eso se llama cambio de régimen, igualito que la Revolución Francesa, que según los criterios expresados por usted más arriba, tendría legitimidad dudosa al representar una vulneración de la legalidad “de las leyes más parecidas a una Constitución que tenía Francia entonces”, las de un rey absoluto. El rey se fue, el régimen monárquico-dictatorial se derrumbó, y la legalidad caída fue sustituida con toda legitimidad con algo que, por primera vez, intentó sacar a este país miserable del rincón de basura donde la superstición, el servilismo, los privilegios y la ignorancia lo habían colocado, y que tanto parece gustarle aun hoy a tantos.
    Por lo demás, bastante de acuerdo.

  10. Sinceramente, yo no me esperaba la última salidita del Rey de España. Este buen hombre chochea:

    http://sinblancaporelmundo.wordpress.com/2008/05/11/majestad-usted-chochea/

  11. estubo re ¡wow¡ la lectua ok soy muy creida
    y muy bruta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s